Descubriendo mis emociones | P2

Home / Publicaciones / Descubriendo mis emociones | P2

– Inteligencia Emocional –

Descubriendo Mis Emociones – II Parte

Desarrollando la autoconciencia:

Hasta ahora hemos visto como la autoconciencia puede ayudar o destruir nuestras relaciones con las demás personas, más sin embargo, la persona que siempre saldará más afectada, será aquella que vive en nuestro interior. La considero de gran importancia y valía para mi vida, como para aprender a desarrollar una autoconciencia.

Ser inteligente emocionalmente, no requiere de la exclusión de las emociones de nuestra vida, muy por el contrario implica darles valor y significado para poder aprovechar esa gran cantidad de energía en nuestro beneficio, en lugar de dejar que nos afecten involuntariamente.

Existen unas sugerencias sencillas de cómo desarrollar una autoconciencia que le sirva de alarma a los diversos cambios emocionales en los cuales nos vemos inmersos diariamente.

VIDEO: El Cerebro – Teatro de las Emociones

A continuación le presentamos cinco preguntas que podrán ser de tanta valía como lo han sido en la aplicación de mi vida personal y profesional.

1. ¿Qué estoy haciendo? Aunque le parezca un tanto exagerado, esta es una pregunta que nos deberíamos hacer a cada momento. La gran mayoría de nuestros actos están basados en hábitos, procesos mecánicos que realizamos a nivel del subconsciente y sin analizarlo. Pregunta: ¿Cuántas veces abre la refrigeradora sin la necesidad de buscar algo adentro? De la misma forma, cuando respondemos a un estímulo externo lo hacemos bajo patrones de conducta (muchas veces reproducidos de otros) o por algún estereotipo aprendido. Al preguntarnos ¿Qué estoy haciendo? y reconocerlo (Ejemplo: gritando, nada, golpeando, peleando mentalmente, deprimido, aburrido, etc.), puedo pasar al punto dos.

2. ¿Cuál es mi intención? Al reconocer con certeza lo que hacemos podemos identificar las verdaderas intenciones de nuestros actos. Dicho de otra forma ¿Qué resultado estoy logrando? Lo que nos permitirá conocer el tipo de resultado al que se acercan nuestras acciones.

3. El siguiente paso es realizar una evaluación de nuestra valoración. Reconocer cuáles son los aspectos que estamos valorando dentro de la situación en la que nos encontramos. Utilizando el ejemplo del empleado reprendido, el actuar con una mala actitud frente a su superior le podría causar la perdida de su empleo. Mientras que el hacer este análisis, hasta este punto le podría ayudar a valorar correctamente la situación y por un incidente pequeño evitar una catástrofe familiar, la cual desencadenaría una serie de nuevos incidentes emocionales, aun mayores en su entorno.

4. Nuestra valoración de los hechos está ligada a nuestros sentimientos. De acuerdo a como nos sentimos evaluamos, tal como lo explicamos inicialmente en nuestro ejemplo. Al realizar la valoración debo entonces preguntarme ¿Qué estoy sintiendo? ¿Estoy enojado, celoso, triste, deprimido, alterado, sensible, etc.? ¿Qué es lo que verdaderamente está ocurriendo en mí? Existen emociones que se entremezclan con otras y algunas muy similares que tienden a confundirnos. Una persona puede pensar que está molesta, pero en el fondo puede estar celosa. Existen diversas alarmas naturales en nuestro cuerpo que nos ayudan a identificar con mayor asertividad nuestras emociones, ejemplo: manos sudorosas o frías, rostro encendido, orejas, hormigueo en las manos o plantas de los pies; ¿con qué emoción asocia usted estas reacciones? le ayudará a identificar más apropiadamente sus emociones.

5. ¿Qué causa las emociones? Estas son causadas por las «sensaciones» externas sumando a nuestra representación interna de dichas sensaciones. Estoy seguro que ha visto a dos personas enfrentar una misa situación y reaccionar de forma completamente diferente, esto se debe a que la captación de sensaciones esta fuertemente vinculada a las experiencias y predisposiciones de cada individuo. Quiere decir que nuestras vivencias previas afectan directamente a nuestras emociones actuales. Pero, al identificar cuales son las sensaciones que estamos percibiendo y su causa podremos analizar con una mejor conciencia emocional si se trata de una causa de verdadero fundamento.

Hasta ahora hemos dado un viaje por la emociones analizando en sentido inverso desde el efecto, hasta llegar a la causa, punto en el que realmente debemos trabajar para llegar a una clara autoconciencia emocional. Este proceso parece un poco más complejo de lo que realmente resulta en la práctica, y realmente los resultados valen la pena.

Podríamos decir que este el paso más importante hacia el logro de una vida mejor balanceada interiormente, en la búsqueda de acercarnos lo más posible a una intensa felicidad.

«Nuestras creencias suelen ser más fuertes que la realidad. No es lo que está ocurriendo, es lo que yo creo que está pasando».

Permítame felicitarle, si está aplicando estos prácticos pasos en su vida, se está acercando a una nueva vida.

Éxitos y Bendiciones de tu amigo,

firma-ar
Socio – Director
Team SUCCESS

¿Quieres Agregar Este Artículo a Tu Sitio Web?
Si tienes un sitio Web y quieres compartir estos temas con tus visitante de manera GRATUITA, e incrementar así el tráfico calificado a tu página, tienes la total libertad de publicar nuestro artículo, siempre y cuando se de crédito, agregando la fuente de procedencia. Para ello, sólo deberá agregar el siguiente texto al final del artículo, manteniendo el enlace activo:

Autor: Alex´s A. Rodríguez Q.
Conferencista Internacional & Life Coach
www.Team-Success.net

Envía tu consulta vía WhatsApp
WhatsApp