Un salto de otro mundo.

Home / Publicaciones / Un salto de otro mundo.

Jueves 30 de agosto – 2007

Nuevamente la determinación de un ser humano, nos demuestra que el éxito llega por medio de la determinación con la que se inicia una actividad, más que con el resultado final.

Irving Saladino, gana la medalla de Oro…

Tras cinco intentos, de los cuales había fallado tres de ellos, se encontraba en la segunda posición en el marcador, se dispone a realizar su último salto en el cual logra establecer su nueva marca personal, 8.57m con la cual gana la medalla de oro en los juegos Mundiales de Atletismo y establece además un nuevo record centroamericano.

Aquí el video de su último salto y su nueva marca personal… espero lo disfrutes.

En la rueda de prensa de los ganadores dijo: «Ese salto fue de otro mundo. Salí bastante fuerte porque tenía que saltar mucho y luego tuve que ajustar al final de la corrida pero hice lo mejor de mi vida y estoy feliz por eso» (…) «el despegue fue espectacular y apenas caí en la arena me di cuenta de que había ganado, lo sabía desde que empecé la carrera».

Las palabras de Saladino me llevan a pensar en la vida… la vida es una carrera que vivimos diariamente. Es una que no tiene memoria sobre los triunfos pasados o los HERRORES que hemos cometidos. Cada momento es una nueva oportunidad para saltar, o para quedarse en la banca de la vida como espectador.

Decidir correr por la plataforma, implica correr el riesgo de fallar, sin ninguna o poca garantía del éxito. Quedarse sentado en la banca de seguro nos garantiza dos cosas, la primera es no fallar en el intento, y la segunda la derrota. Jugar a lo seguro es un juego demasiado peligroso como para ganar en el. En la vida, la única forma de ganar es arriesgando primero.

La vida es un juez justo e imparcial, al que no le importa nuestras «razones» para quedarnos sentados, cada momento es una nueva oportunidad de saltar, al no hacerlo simplemente estaremos marcando un » 0 » (cero) en nuestro marcador.

Quedan algunas interrogantes en mi mente… ¿estoy realmente dispuesto a saltar? aun sabiendo que en el camino deberé ajustar. HOY ¿le ofrecí a mi vida lo mejor de mí? Sin importar la respuesta, nada podemos cambiar del pasado, ya carece de importancia, es por ello que «El pasado… pasado». Debemos aprender a mirar hacia atrás solo para recordar de dónde venimos.

Hay una nueva oportunidad para saltar a cada momento, ¿estoy dispuesto a dar lo mejor de mi vida en el próximo salto? Las palabras de Saladino continúan sonando en mi mente «lo sabía desde que empecé la carrera».

Posiblemente la ventaja de ese último salto de este joven atleta y nuestro próximo salto, era la certeza de saber que era su última oportunidad. Pero ¿sabemos tu y yo que no estamos corriendo en la plataforma de nuestra última oportunidad?

Te deseo una vida llena de éxitos… porque sin importar nuestro pasado, aún tenemos un futuro impecable por delante. Este se escribe con la tinta indeleble de nuestros actos en el presente. Corre cada oportunidad como si fuese la última oportunidad.

Bendiciones de tu amigo,

firma-ar
Socio – Director
Team SUCCESS

¿Quieres Agregar Este Artículo a Tu Sitio Web?
Si tienes un sitio Web y quieres compartir estos temas con tus visitante de manera GRATUITA, e incrementar así el tráfico calificado a tu página, tienes la total libertad de publicar nuestro artículo, siempre y cuando se de crédito, agregando la fuente de procedencia. Para ello, sólo deberá agregar el siguiente texto al final del artículo, manteniendo el enlace activo:

Autor: Alex´s A. Rodríguez Q.
Conferencista Internacional & Life Coach
www.Team-Success.net